¿Crees que el diseño corporativo es caro?

Prueba a hacerlo tu mismo.

Un diseñador gráfico al igual que la gran mayoría de los profesionales, son trabajos que deben ser justamente remunerados, aquí os dejo 6 razones por las que vuestros clientes deben valorar vuestra profesión:

  1. Formación: Aunque algunos son autodidactas, la mayoría de los diseñadores emplean varios años en formarse, además de reciclarse constantemente con cursos.
  2. Trabajo: El diseño es una profesión y requiere trabajo, a través de esa experiencia se gana conocimiento para conocer mejor el mercado y saber hacer mejor las cosas.
  3. Dinero: El diseñador también ha invertido dinero en formación, herramientas tecnológicas y licencias para ofrecer un producto de calidad al mejor precio.
  4. Tiempo: El tiempo dedicado de un diseñador u otro varia en función de la experiencia, habilidades y formación, pero generalmente el coste por hora es insuficiente.
  5. Talento: Al final el diseño también depende del talento y la creatividad del artista, el cual dedicará su tiempo, esfuerzo, pasión y dinero en sus proyectos.
  6. Inversión: No dejes en manos inexpertas la identidad de tu marca, esto repercute a la larga en las ventas de tu producto, piensa que es una inversión de marketing.

¿No te quieren pagar por todo esto?

A través de todo lo mencionado estamos aportando un valor añadido a un producto que a buen seguro repercutirá positivamente en la imagen de su marca.